Despertares

Intenta  ser un espacio para el despertar del alma…
A veces necesitamos leer, sentir algo que  nos lleve a lugares viejos y también nuevos, que propicien un “algo sentido” que haga diferencia en nuestra vida.
Aquí estamos para que lo transitemos juntos… Ustedes y Nosotros…

Nuestro Cuerpo es Sabio

La sabiduría del cuerpo- Focusing-

Cada vez está más difundido el concepto de que podemos consultar a nuestros cuerpos acerca de lo que debemos comer o cuánto ejercicio necesitamos. Mucha gente entiende ahora que nuestro cuerpo “sabe” lo que es la buena salud y qué nos puede enseñar nuestro cuerpo acerca de cómo lograr una salud física óptima.

Nuestro cuerpo contiene un conocimiento acerca de cómo vivimos nuestras vidas, lo que necesitamos para ser nosotros mismos, nuestros valores y creencias, lo que nos hace daño emocionalmente y cómo sanarlo. Nuestro cuerpo sabe cuáles son las personas que nos rodean que nos despiertan lo mejor de nosotros y cuáles nos merman y nos rebajan. Nuestro cuerpo sabe cuál es el siguiente paso que nos conducirá hacia una vida más satisfactoria y valiosa.

La mente sola no sabe de esas cosas. Nuestra mente puede recordar el pasado,
repetir lo que otros nos han dicho e inventar una serie de futuros que nos ilusionen y nos angustien. Pero el pasado y el futuro, los principales dominios de la mente, no son los lugares donde se puede dar el cambio. El cambio se da en el presente. El regalo del cuerpo es que siempre está en un tiempo presente, siempre en el aquí y ahora. Para entrar en esa parte de ti que tiene el poder de transformar tu vida, todo lo que debes hacer es tomar conciencia de tu cuerpo.

Focusing te permite crear una relación de confianza con tu cuerpo para que puedas empezar a oír la sabiduría de esta extensa parte de ti mismo que es accesible a través de la conciencia corporal. Focusing te permite oír los susurros del cuerpo antes de que éste tenga que gritar. (1).

Referencia Bibliográfica:

(1) –El Poder del Focusing, Ann Weisser Cornell

QUIEN ES EUGENE GENDLIN:

Es un visionario. Necesitó comprender y sentir dentro de sí esas “sensaciones” de las que hablaba su padre a los 12 años.

Su padre era ingeniero, nacido en Rusia y su madre en Trieste. Nació en el día de Navidad de 1926 en Viena. Es filósofo por excelencia, de la experiencia, de la psicoterapia y también en temas claves del ser humano tales como la salud y la enfermedad, el sin sentido y la autenticidad, las formas del pensamiento y del conocimiento, la relación entre la razón y la emoción, como así también profesor, investigador, terapeuta y trainer.

Es en el año 1969 en que Gendlin denomina “Focusing” a uno de sus artículos y explica la importancia del enfoque corporal.

Nota: Compartimos un párrafo que tal vez les guste para comprender cómo se fue haciendo carne en Gendlin el “Focusing”. Tenía sólo 12 años cuando cuenta su huída de Austria.

“Era 1938. La tarde en que los nazis hicieron su entrada en Viena, había asistido mi padre a una conferencia. Al volver a casa nos contó lo siguiente: Había por todas partes banderas rojo-blanco-rojo y las ventanas se encontraban repletas de gente que gritaba frenéticamente. Cuando salí de la conferencia y en el camino de vuelta vi por todas partes banderas con la cruz gamada y desde las ventanas la gente gritaba Heil Hitler. ¿Eran éstas las mismas personas? Seguro que no; había 2 tipos de personas. Mucha gente no quería a los Nazis. Desde los primeros días se escuchaban atrocidades: cierta gente irrumpía en las casas de los judíos y tiraban la casa por la ventana. Se pegaban palizas a los judíos en medio de la calle, incluso en el colegio era posible recibirlas. Aun así yo veía mucha gente que no quería tener que ver nada con aquello…

Tras un par de días mi padre nos envió a mi madre y a mí a casa de los abuelos al distrito quinto. Allí había una pequeña bandera checa en la puerta. Mi abuelo nació en Praga, ya tras la caída de la monarquía en 1918 se le informó de que era ciudadano checo. Debía solicitar de nuevo la ciudadanía austriaca si es que le interesaba. Esto le enfadó tanto que decidió no cambiarla. Ahora era nuestra salvación.

Mi padre apareció por fin a los tres días. Su negocio le había sido arrebatado, había perdido todo lo que había creado. Le vi llorar un momento, algo impensable. También había averiguado que la policía le buscaba, por ello no había aparecido en 3 días. Me llevó con él y nos dimos un largo paseo durante el cual me explicó muchas de las cosas que sucedían y en concreto que podía incluso ser encarcelado únicamente por el hecho de ser judío. Era importante para él que yo comprendiera muy bien todo lo que me decía, para que no llegara a pensar que era un delincuente. También me dijo que tenía que tener cuidado en la calle, por ejemplo en no escupir a los inmensos carteles de Hitler que había por todas partes. Yo comprendí todo perfectamente y entonces nos fuimos a casa, donde nada más llegar fue detenido. Mi madre y yo fuimos a la prisión a llevarle pasta de dientes y ropa interior. Pasó una eternidad –así nos pareció- hasta que por fin volvió a casa tras unos tres meses.

Le habían dejado en libertad tras firmar un documento en el que se comprometía a
emigrar y a no retornar nunca jamás. Esto resultaba cómico porque lo único que deseábamos era salir del país. Ahora llegaban las dificultades para lograr un permiso de expatriación. Se necesitaban veinte o treinta escritos de diferentes oficinas federales. Tardaba varios meses y llegó el otoño.

Llegó el momento de preguntarnos de qué modo salir del país. Mi tía en la Argentina y mi tío en EE.UU debía solicitarnos el visado, aunque el procedimiento para obtenerlo podía durar bastante tiempo y mi padre quería salir inmediatamente del país. Durante las siguientes semanas oímos hablar de las diferentes alternativas para ´salir de los nazis´: por Checoslovaquia, por Yugoslavia, por Lituania, por Italia, etc. Finalmente optamos por una posibilidad en Alemania. Alguien nos vendía ‘una dirección en Bélgica’. Previamente en Viena había que comprar la dirección de Colonia. La salida se producía a través de unos bosques hacia Bélgica. “Por fin habíamos optado por una salida.

Nos llevábamos sólo una pequeña maleta y algunas joyas que iban cosidas a mi
chaqueta verde. Partimos en tren hacia Colonia. En Colonia nos llevó mi padre a ‘la dirección’. Legamos a la dirección correcta y subimos al último piso donde mi padre se encerró con un hombre en una habitación. Pasado un cuarto de hora, salió mi padre completamente pálido y me dijo: ‘vámonos’. Una vez fuera me explicó que no confiaba en absoluto en ese hombre y que ‘sus sensaciones’ le habían dicho que ‘no’. En muchas ocasiones nos había dicho mi padre que él siempre seguía sus sensaciones, pero en esta ocasión su confianza en las sensaciones me parecía incomprensible. Nos encontrábamos en una ciudad extraña y sin salida. Lo habíamos esperado todo de ‘la dirección’ y ahora toda esperanza estaba perdida solo por sus “sensaciones.

Entonces- y luego muchas veces- me he preguntado sobre qué tipo de sensaciones
son esas que le comunican a uno algo. En ocasiones intentaba encontrar en mí una sensación parecida, sin éxito alguno. Esta búsqueda tuvo sus frutos cuarenta años después, cuando me preguntaron cómo había descubierto el Focusing. ¡Entonces recordé estos momentos...!(2)

Referencia Bibliográfica:
(2)- Psicoterapia Experiencial y Focusing, Carlos Alemany.

Escribe Maria Gámez

  • Karina Pérez

    Asociada

    “Si no sabes hacia donde se dirige tu barco, ningún viento te será favorable” Séneca

    Es importante saber lo que no se quiere, pero más importante aún es saber que queremos.

    Consultora Psicológica (IADE Counseling)

    Especialización en Desarrollo Personal (Instituto Intercambio)

  • Laura Crotti

    Staff

    Mi nombre es Laura. Me desempeño como Consultora Psicológica acompañando a las personas a encontrarse consigo mismas, con otros y con sus circunstancias vitales

    Creo en el encuentro facilitador donde habilitamos lo que poseemos en nuestra totalidad para ser descubridores de nuestro Sentido. 

  • MARÍA GÁMEZ

    Fundadora

    Mi  nombre es María Gámez, mamá de dos hijos maravillosos, abuela y  enamorada de lo que la vida nos regala cada día.

    Soy  creativa  y me gusta el disfrutar de mis actividades con pasión. He aprendido a permanecer en cada espacio de tiempo en el momento presente, como un regalo que me es ofrecido desde este bendito Universo.

  • Martha Alejandra Mederos

    Directora de MG Consulting

    Coach Ontológico Profesional Acreditado AACOP Y FICOP (DPO Consulting)

    Coach Ejecutivo – Estrategias Coach Ejecutivo – CCE, Avalado por la ICF (Liderarte)

    Counselor con especialización en Desarrollo Personal – (IADE Counseling)